Crisis vitales

Hombre pensativo

Las crisis implican siempre un conflicto donde existe tensión entre diferentes aspectos, pero llevan también la semilla del cambio. Las crisis vitales siempre nos obligan a optar, a tomar decisiones y caminos nuevos. Esta nueva opción ha tenido que pagar el precio de un desorden previo, de una angustia vital, de un desconcierto y de un sufrimiento al que no siempre se le ve salida.

Hay muchos tipos de crisis vitales, crisis evolutivas como el duelo, una pareja que abandona de repente o que no da explicaciones, la crisis del paro, o la crisis que puede producir encontrarse con la noticia de que un hijo que ha entrado en el mundo de la droga…Todas estas situaciones pueden producir una crisis vital. Tienen en común un elemento que las caracteriza, y es que nos provocan un desequilibrio, nos enfrentan a lo desconocido, a lo inesperado, a lo que no calculamos que pasaría o no dimensionamos en su verdadera gravedad.

Beneficios de la crisis

Las crisis, por su origen, nos producen un estrés que no deseamos. Pero una vez que la situación se ha presentado, debemos sacar partido de ella, o de la parte que podemos.

La crisis, así como los conflictos, son inevitables. Estas crisis vitales que nos producen malestar, también tienen otra característica importantísima: son el puente que nos conduce a una nueva situación y nos acercan al crecimiento personal.

Toda situación conflictiva además potencia nuestra creatividad, ya que nos obliga a pensar en nuevas soluciones y sopesar las alternativas que tenemos para enfrentarnos a ella. Se dice que la necesidad agudiza el ingenio, y una crisis nos pone a prueba, a la vez que nos enseña mucho de nosotros mismos.

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.