¿Os habéis planteado alguna vez qué implica atribuirle sentido a algo? Todos tenemos responsabilidades en nuestro día a día, ciertas obligaciones que si no las cumplimos parece ser que no estamos integrados en esta sociedad. Tenemos que trabajar ciertas horas, tenemos que ir a buscar a los niños a la escuela, tenemos que hacer la cena, tenemos que ir al gimnasio para perder esos quilitos de más, tenemos que, tenemos que, tenemos que... Sí, y es así. Siempre “tenemos que”. Acabamos viviendo con obligaciones que nos imponen o nos autoimponemos y llega un punto, cuando la mochila ya está más que cargada que nos sentimos apáticos, sin energía, coléricos, tristes, y no acabamos encontrando sentido a nuestra vida.

Precisamente hoy quiero hablar de la importancia de encontrar el sentido a las cosas que hacemos. Y ya que estamos en reeducación infantil, hablaré sobre la importancia de encontrar sentido a lo que aprendemos para conseguir el éxito académico, en base un artículo de M.Miras (2001), Afectos, emociones, atribuciones y expectativas: el sentido del aprendizaje escolar.

Miras dice que las condiciones básicas para que el alumno le atribuya sentido personal al aprendizaje son las representaciones que el alumno tiene de sí mismo, las expectativas propias y del profesorado y, por último, los patrones de atribución de significado.

Por un lado, las representaciones propias son de vital importancia ya que sus elementos (autoconcepto, autoestima y los yoes posibles) configuran el sistema del yo. Sin un sistema del yo formado que vendría a ser una identidad personal, el niño no es capaz de tener una imagen sobre sí mismo, es decir, una representación de sus rasgos (físico, capaciaddes, características psicológicas...) que también incluye una representación de sí mismo como aprendiz que sirve para afrontar el aprendizaje en un contexto educativo. Por tanto, su autoestima (valoración afectiva propia) será difusa de modo que no se podrá orientar al futuro para definir qué persona quiere ser, espera ser o teme ser. Conocerse y quererse es una de las bases para conseguir el éxito académico. ¿Cómo un niño va a ser capaz de interiorizar los conocimientos que se le enseña si no sabe qué es lo que más le gusta, qué es aquello que le permite sacar más rendimiento y competencia, y con qué conocimientos podrá desarrollar su máximo potencial?

Publicado en Reeducación

Ten hijos cuando tu consciencia te dicte que ese nuevo ser no esta en este mundo para ser una copia de ti.” CLAUDIO NARANJO.

Últimamente me llega mucha información sobre los modelos familiares y, en consonancia, hoy he leído esta frase de Claudio Naranjo que ha despertado en mí un interés especial. Ha sido en ese momento cuando me ha venido en mente: ¿qué papel tienen los padres en la autoestima del niño?

Muchos de vosotros estaréis de acuerdo en que la familia tiene un papel muy relevante en el desarrollo del niño, en especial en su autoestima entendiendo esta como la valoración que cada uno hace de si mismo.

Lejos de entrar en reflexión sobre las proyecciones el objetivo de este artículo es acercarnos un poco más a entender qué repercusiones tienen estas proyecciones de padres a hijos en la autoestima del niño. Pongámonos un momento en el cuerpo de un pequeño, un niño que se maravilla de todo lo que ve porque todo le es nuevo, un niño que no sabe hacer nada más que explorar y transmitir sus necesidades, fisiológicas y emocionales.

Publicado en Reeducación

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.