Martes, 04 Febrero 2014 14:01

¿Qué nos atrae del otro sexo?

Pareja enamorados

Esa alquimia misteriosa que lleva a que dos personas se sientan tan intensamente atraídas como para hablar de “amor a primera vista” “estar contigo para toda la vida” “mi vida sólo tiene sentido si estás en ella” y otras…ilusiones…por llamarlas de alguna manera, tienen un sustrato biológico, conductual y social.

Miren si será complicado que el experto en este tema, Danil D. Federman, de la Universidad de Harvard, declaró “El último aspecto de la sexualidad, la elección de pareja, es prácticamente una terra incógnita”. ¿Qué ciencia se oculta detrás de lo que nos atrae del otro sexo? ¿Cuál es la mejor manera de abordar este tema?

Muchas investigaciones (y, no nos engañemos, también el imaginario social, ¿o quizás las investigaciones parten dando por buena y conocida esta hipótesis?) sostienen que las mujeres buscan una pareja que pueda proporcionarles una seguridad emocional y económica, es decir, alguien que pueda ser un buen padre y un sólido sostén económico. (Personalmente creo que las mujeres con mucha frecuencia omitimos la seguridad emocional...si no nos equivocaríamos tanto, pero eso es opinión personal y no parte del estudio). En cambio, los hombres suelen fijarse más en los atributos físicos en un primer momento, por  lo que se ven atraídos por mujeres más jóvenes y rebosantes de buena salud.

Publicado en Sexología
Viernes, 16 Marzo 2012 00:00

Aceptar al otro


Aceptar al otro en la pareja parece ser una cuestión que nos cuesta horrores.

En algunas personas es tan fuerte la necesidad o el deseo de estar en pareja, que se “juntan” con alguien a quien en realidad no quieren como es. Si tienes que cambiar algo básico de tu personalidad para estar con otra persona, quizás sencillamente no es la pareja con quien puedes convivir felizmente por mucho tiempo. Si hay amor, hay aceptación del otro tal cual es.

Publicado en Terapias
Viernes, 30 Marzo 2012 00:00

Celos patológicos

Hay un estado de ánimo bastante doloroso que todos hemos experimentado alguna vez en nuestras vidas: los celos. Llamamos celos al apego posesivo que sentimos por alguien cuando se aleja de nosotros para ir con otra persona. Para que los celos aparezcan deben cumplirse varias condiciones: mantener una relación privilegiada con una persona, tener grandes expectativas en esa relación (ser el único o, cuando menos, pasar siempre por delante de los demás) y ver llegar a un tercero a esa relación.

Los celos se expresan a veces de forma descontrolada, mediante nuestras palabras, nuestro estado emocional que nos desborda, o nuestra conducta.

Publicado en Terapias

Romper relación pareja

"Cuando rompemos una relación de pareja deberíamos ir todos al psicólogo". Esta afirmación corresponde a la Psicóloga Silvia Congost publicada en la vanguardia. http://www.lavanguardia.com/vida/20130711/54376678501/rompemos-relacion-deberiamos-ir-todos-psicologo.html

La nota es mucho más rica que el título sensacionalista. No estoy de acuerdo con esta afirmación, ya que no es necesario un psicólogo para cada crisis vital. Hay muchas que se superan en soledad y de manera satisfactoria.

En lo que coincido es en que, después de una ruptura, es útil y provechoso que nos preguntemos qué ha ocurrido. No sirve buscar culpables, no se trata de eso. Se trata de revisar el rol que hemos tenido, ajustar expectativas para la nueva etapa y aprender de la experiencia.

Comparto el resto de la nota. Creo que nos permite reflexionar  mucho. Personalmente...ya he encargado el libro ;)

Publicado en Opinión
Viernes, 07 Junio 2013 00:00

Inteligencia Sexual

Inteligencia sexual

Una de las recompensas especiales por aprender y aplicar las habilidades sexuales es que las relaciones sexuales de la pareja mejoran enormemente. Igual que nos encanta disfrutar de unas merecidas vacaciones después de haber trabajado a destajo, una sexualidad gratificante puede ser una grata recompensa, además de algo que puede rejuvenecer nuestro cuerpo, la mente y el alma.

La principal característica que distingue a un matrimonio de una relación amistosa es la sexualidad. Ésta alimenta, directamente, nuestros lados masculino y femenino más que cualquier otra actividad que una pareja pueda compartir. El sexo tiene un enorme poder para acercarnos. Una sexualidad gratificante no es sólo el síntoma de una relación sana y equilibrada, sino también es un factor fundamental  dentro de una relación satisfactoria.

 

Una sexualidad gratificante nos acerca más al sentimiento de amor hacia la otra persona y puede también ayudar a cubrir muchas necesidades emocionales. Por ejemplo, una buena comunicación con la pareja, tener y cultivar la confianza para pedir las cosas que nos gustan o poder decir que no a aquello que no nos apetece, todos estos factores, son signos positivos de una madurez emocional y de pareja, además de colaborar a nuestra autoestima. Los matices de los juegos de cama pueden ser varios, y cuantos más registros seamos capaces de experimentar y practicar, más rica y creativa será también la sexualidad que vivamos. Los juegos sexuales pueden ser cariñosos y tiernos, o fuertes y duros (modalidad que muchas parejas han empezado a probar después del famoso 50 sombras de Grey). Puede ser urgente y espaciado en el tiempo. Romántico, egoísta, erótico…con frío o con calor… en fin…para poder mantener viva la pasión en una pareja estable es necesario trabajar en ella cada día.

Para crear una sexualidad gratificante, no basta con que los hombres o las mujeres sigan sus instintos más biológicos. Los cambios que se producen con el tiempo hacen que la calidad del sexo se vea muy mermada si no ponemos mucho, mucho de nosotros, LOS DOS, para combatir la rutina y la monotonía que por fuerza aparecen y nos invaden si nos dejamos llevar.

¿Qué has hecho últimamente para avivar la chimenea en tu pareja? ¿Qué te parece conocer nuevas técnicas para experimentar con tu amante/tu chico/a/marido o mujer?

Publicado en Opinión
Jueves, 30 Mayo 2013 00:00

Madre trabajadora

En pocos días, el 19 de junio, daré el curso "Mami Sexy" junto con Luana Salvadó en Sex Academy. En él nos dedicaremos a reflexionar sobre los cambios que implica la maternidad en nuestas vidas, en nuestras prioridades, en nuestra pareja, trabajo...en fin...estrenarse como madre con enfrenta a un mar de cambios!

¿Cómo conjugar todo estos aspectos sin dejar de ser "mujer (y sexy)" además de "madre"?

Muchas creencias sociales imperantes nos presionan para que seamos buenas madres (atentas, siempre dispuestas, que llevan las riendas de la casa y su organización) buenas trabajadoras fuera de la casa, mujeres que tienen que ser atractivas para sus parejas, buenas amigas, buenas hijas, hermanas, etc. Con todas estas sobre-exigencias es más probable morir en el intento que salir airosas de él.

En el curso reflexionaremos sobre estas cuestiones y se darán pautas concretas para lidiar con estos temas. 

Os adelanto algunos consejos, en mi entender bastante acertados, que podéis encontrar en el libro de Lídia Guinart "Soy mujer y pretendo trabajar" de la editorial Random House Mandatori. 

  • Cuenta, ante todo, con alguien que te apoye y te cubra tus ausencias, alguien que pueda cuidar de tus hijos mientras tú no estás. Piensa quién puede hacerse cargo de ellos en cada momento y háblalo con tu pareja.
  • Los abuelos y otros familiares son un buen recurso porque te inspiran toda la confianza del mundo, pero no descartes contratar a alguien si económicamente os lo podéis permitir.
  • Cuando tomes la decisión de contratar a una o un canguro, haz las cuentas a medias y resta su sueldo del tuyo y del de tu pareja, mitad y mitad. Si el hijo es de los dos, todos los gastos que se derivan de él, incluido éste, también va a medias. De lo contrario, acabarás pensando que, por lo que te queda de sueldo, no vale la pena trabajar. Sería un gran error.
  • Lo dicho anteriormente se aplica de manera igual en el caso de llevar a los niños a la guardería, lógicamente. En este caso, valora las instalaciones y la preparación del personal. Aún hay centros que son una especie de aparcamiento de niños y nada más. Huye de ellos y busca aquellos que cuiden los aspectos pedagógicos y de estimulación de los pequeños en unas edades tan decisivas de su formación.
  • No todas las guarderías abren durante las mismas horas. Busca las que tienen horarios más adecuados a los tuyos.
  • Reprime tus impulsos de controlar desde el trabajo todo lo que pasa en casa en tu ausencia. Llama sólo cuando sea estrictamente necesario. Si no, contribuirás a forjar la imagen de que sin ti no se hace nada bien. Y tus jefes creerán que te pasas la jornada laboral pensando en tus cosas, en lugar de concentrarte en el trabajo.
  • Delega. Tu pareja estará más o menos dispuesta a asumir responsabilidades, pero donde no alcance su voluntad debe llegar la tuya de mantenerte firme para no cargar con todo. Pensad y planificad juntos qué es lo que cada uno puede asumir, dependiendo de los horarios y la disponibilidad.
  • Que cada miembro de la pareja tenga claro cuáles son sus parcelas específicas de responsabilidad en el hogar y para con los hijos puede simplificar las cosas. Si tú te encargas de recoger a los niños, quizá él pueda llevarlos. Si tú haces la cena y planificas las comidas del día siguiente, que él se ocupe de bañar y dar la cesa a los más pequeños. Si tú lavas la ropa y la tiendes, que él la planche…
  • Este reparto de tareas no quita que se practique la solidaridad en casa y que cada uno de los miembros de la familia, incluidos los niños a partir de cierta edad contribuyan al mantenimiento del hogar en condiciones de habitabilidad.
  • Sé práctica. Hay que procurar comer sano, pero eso no quiere decir cocinar platos elaboradísimos cada día. Una casa limpia y ordenada es agradable, pero entre la pocilga y el baño en el que se puede comer hay un camino infinito de posibilidades.
  • Si, a pesar de los intentos de planificar las tareas, no llegas a todo, plantéate contratar a una empleada/o del hogar para que acuda a limpiar al menos una vez por semana. Aplica igualmente las cuentas que has hecho en el caso de la canguro.
  • Cuando debas viajar por motivos de trabajo o asistir a un curso, hazlo. No renuncies sin más. Háblalo con tu pareja, planificad juntos esos días y luego vete tranquila. Otro día tú lo harás por él.
  • No sientas remordimientos por dejar a los niños mientras trabajas. Es normal que quieras pasar con ellos el mayor tiempo posible, pero lo que debes hacer es disfrutar al máximo de los ratos que compartís. La calidad importa infinitamente más que la cantidad, no te equivoques.
  • (La lsita continúa)


Al menor síntoma de estrés, cuando te sientas desbordada, párate, reflexiona, comprueba si te estás exigiendo más de lo que debes y, si es necesario, busca ayuda profesional.

 

Hay muchos trucos y consejos más! Espero que podamos compartirlos en la próxima edición del curso!

Publicado en Cursos
Martes, 02 Abril 2013 00:00

El sexo sí importa

 El sexo si importaEl sexo es un elemento fundamental para los seres humanos. Nuestra sexualidad constituye una parte esencial de nuestra personalidad.
A lo largo de la vida, el sexo es el motor que genera energía, vida y atracción entre nosotros, por lo tanto es importante aprender a utilizar nuestra energía sexual de manera que nos lleve a ser personas más felices y creativas. Si por el contrario, negamos nuestros vínculos con la sexualidad, estamos negando parte de nuestra existencia: fuimos creados gracias al sexo y con el sexo nos convertimos en seres creadores. Entender y aceptar tu sexualidad te hará adquirir confianza, aumentará tu placer e incrementará la conexión con tu pareja si es que la tienes. Celebra el sexo y estarás celebrando la vida.

Publicado en Sexología

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.