Miércoles, 31 Agosto 2016 00:00

¿Qué quieren las mujeres?

                                                    

Esta semana en sesión un paciente (hombre) compartía conmigo cómo se sentía desplazado ante el papel de empoderamiento que su pareja mujer estaba teniendo ante su propia vida. Cuando las mujeres nos volvemos líderes en nuestra vida pensando, sabiendo lo que queremos y actuando en consecuencia el hombre se siente un poco "desubicado" y no sabe cómo actuar o cómo interpretarlo. El nuevo rol que está adquiriendo la mujer en la sociedad, cada vez más consciente de sus necesidades, más inteligente emocionalmente, más coherente con lo que verdaderamente es, nos asusta a los dos géneros. Todo esto es nuevo, nos paraliza, no sabemos qué hacer. 

En esa sesión me vino a la cabeza este cuento que está en el conocido libro Luna Roja de la autora Miranda Gray. Lo comparto tal cual a ver qué os parece. A mí me encantó cuando lo leí por primera vez y (secretamente) deseo que haya montones de hombres como Sir. Gawain. Allí va: 

La historia de Lady Ragnell comienza cuando un misterioso caballero desafía y derrota al rey Arturo y, en lugar de matarle, le propone un reto: debe adivinar qué es lo que más desea una mujer. La condición es resolverlo en tres días, pues si no lo consigue morirá y perderá sus tierras. En su camino a Camelot, Arturo detiene a toda mujer con la que se cruza y le formula la pregunta, ¡pero desafortunadamente cada una de ellas le da una respuesta distinta! Por último se encuentra en el bosque con una mujer vieja, fea y espantosamente deformada que asegura conocer la solución a tan difícil acertijo, y le dice que se la dirá siempre y cuando él le conceda un deseo. Presa de la desesperación, el rey acepta y la mujer le da la respuesta correcta, con lo que salva su vida y su reino; sin embargo, descubre espantado que el deseo de la bruja es contraer matrimonio con uno de sus caballeros.

Cuando presenta a la anciana ante la corte, no se sorprende al comprobar que a todos sus caballeros les provoca horror y repugnancia, y que la idea de casarse con ella les resulta disparatada a casi todos; pero por fin el valiente y galante Sir Gawain se ofrece como voluntario y la convierte en su esposa en una importante ceremonia, para sorpresa de la corte.

En la noche de bodas, ante el asombro de Gawain, aquella horrible mujer se transforma en una bellísima joven que le explica que la han hecho víctima de un hechizo y que, gracias al hecho de haberse casado con ella, Gawain ya le ha liberado de una parte; sin embargo, para que el encantamiento desaparezca por completo, él tendrá que responder correctamente a su pregunta: “¿Cuándo prefieres que sea hermosa: de día o de noche?”. El caballero se siente incapaz de tomar una decisión: si su mujer es bella durante la noche, será una amante aceptable y deseable, pero si enseña su hermosura durante el día, despertará la envidia de los demás y su posición en la corte mejorará notablemente. Desesperado, Gawain le ruega que sea ella quien elija, y por supuesto, en cuanto le deja tomar su propia decisión, el encantamiento se disuelve por completo y su esposa conserva la belleza tanto de día como de noche.

La respuesta tanto a la adivinanza de Arturo como a la pregunta de Gawain es la misma: una mujer debe ser fiel a su propia naturaleza o, tal como dice Arturo a su caballero, debe “salirse con la suya” o “hacerlo a su manera”. Lo que más desea una mujer es que la acepten como es, ya que la sociedad (masculina) tiende a encasillarla en un papel lineal y una imagen estereotipada, ignorando por completo su naturaleza cíclica; por eso, al poder elegir entre los dos polos de su esencia, Lady Ragnell tiene la posibilidad de integrar todos sus aspectos y transformarse en una bella mujer equilibrada.

Espero que lo hayáis disfrutado y que os anime a conocer y re-conocer las distintas caras y aspectos que coexisten dentro nuestro. Si tomamos consciencia y les damos cabida podremos expresarlas de forma más plena sin tener que reprimirlas. 

Extraído del libro Luna Roja, de Miranda Gray. Editorial alfaomega. Encontré en este blog otra versión del cuento que es una leyenda irlandesa.

Y para acabar le pongo un toque de humor, al fin y al cabo, "¿Qué quieren las mujeres?" es la pregunta del millón, no?

                                                 

 

                                                         

Publicado en Cuentos
Martes, 29 Noviembre 2011 00:00

LA SONRISA

La sonrisa es junto al llanto el elemento de comunicación no verbal de carácter más universal. En todas las culturas y en casi todas las situaciones, la sonrisa es bien recibida.

Es signo de emoción positiva y satisfactoria. También existe la sonrisa social, la que enmascara otras emociones o simplemente se realiza como un gesto consciente de cordialidad. Es fácil diferenciarla de la genuina si observamos el resto del rostro y su final abrupto.

La sonrisa verdadera relaja a quien la ejerce y a quien la ve. Transmite y alienta una emoción positiva, generosa y grata. Es una de las más contagiosas señales emocionales y tiene un poder irresistible para despertar el mismo gesto en otros.

Cuando estamos haciendo una presentación o una ponencia, el hecho de sonreír a nuestro auditorio es entrar en buen contacto con él. Además, las emociones son contagiosas: si sonreímos, nos sonreirán; si ponemos cara de aburridos, nos mirarán aburridos. Según la inteligencia emocional hay un intercambio emocional sutil en nuestras comunicaciones vis a vis. Si somos los portavoces nuestra emoción marcará la pauta en la relación con las demás personas.

Transmitimos las emociones que sentimos. No se deben falsear, sólo los grandes actores consiguen hacernos creer lo que no es cierto. Hay que moderarlas, convocarlas en el momento oportuno, ejercer una gestión emocional donde nosotros tengamos el dominio.

El sonreír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también hace que el cerebro produzca endorfinas, sustancias que son capaces de reducir el dolor físico y nos proveen una sensación de bienestar.

Sonríe!

Publicado en Opinión
Lunes, 05 Noviembre 2012 00:00

El verdadero valor del anillo

Cuenta esta historia que un día, un joven acudió a consultar a un viejo sabio para pedirle su ayuda.

- Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué debo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo: “Cuánto lo siento, muchacho. No puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…” Y, haciendo una pausa, agregó: “Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar”.

- E…encantado, maestro _titubeó el joven, sintiendo que de nuevo era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

- Bien, continuó el maestro. Se quitó un anillo que llevaba puesto en el dedo meñique de la mano izquierda y, dándoselo al muchacho, añadió -: Toma el caballo que está ahí fuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. En necesario que obtengas por él la mayor suma posible, y no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, que lo miraban con algo de interés hasta que el joven decía lo que pedía por él.

Publicado en Terapias
Miércoles, 08 Enero 2014 00:00

Marca personal y valores

Marca personal

El amor es un elemento importante en esta ecuación de marca personal porque se trata de amarse a uno mismo (amor propio), a los demás y a lo que se hace. Debes amarte a ti mismo como mínimo igual que amas a los demás. Aunque esta idea se encuentra en la mayoría de las religiones “amarás al prójimo como a ti mismo”, muchas veces las personas con poca autoestima anteponen las necesidades y deseos de los demás a los suyos propios. Si recordamos lo que dijo el psicólogo Abraham Maslow “sólo podemos respetar a los demás cuando nos respetamos a nosotros mismos. Sólo podemos amar cuando nos amamos a nosotros mismos”, vemos que es, primero que nada, una condición de base el amor a uno mismo.

Publicado en Coaching
Viernes, 13 Diciembre 2013 00:00

Cuento del labrador

Compartimos este cuento anónimo que ha llegado a nosotros porque con él se puede reflexionar sobre algunos puntos claves de la Inteligencia Emocional, como la tolerancia a la frustración, perseverancia y paciencia y la renuncia a un beneficio inmediato en pos de un beneficio mayor pero más alejado en el tiempo, entre otros. La historia de su protagonista es un ejemplo de tenacidad y de lealtad que son unos valores fundamentales, a nuestro entender.

Espero que lo disfrutéis y os deje pensando.

Publicado en Cuentos

Cuando nos pasa algo malo todos nos sentimos desvalidos, nos invade la tristeza, vemos el futuro negro y cada pequeño esfuerzo se nos hace un mundo. Pero no todos vivimos los fracasos de la misma manera. Hay a quien este sentimiento le dura un corto período de tiempo y hay quien puede permanecer así semanas o meses, agravándose los síntomas hasta llegar a una depresión. Entre el primer y el segundo grupo de personas hay una diferencia fundamental y es la pauta explicativa que dan a cualquier situación adversa.

Esta forma de explicarse a sí mismo las cosas es la clave del proceso que conducirá a la esperanza o a la desesperanza. Una pauta explicativa pesimista da explicaciones a los sucesos adversos del tres tipos: - personal (la culpa es mía) - permanente (siempre será así) - penetrante (esto arruinará mi vida). Cuando uno explica un fracaso de manera permanente y global lo que está haEsto nos creará unas expectativas negativas y pensaremos que por muchas veces que lo intentemos siempre nos rechazarán y que no se trata de esa persona en particular, sino todas las personas que intentemos amar. Lo único que estamos haciendo es arruinar nuestras futuras búsquedas de amor. Además, si uno cree que también hay una causa personal: "No soy digno de que me amen" entonces también sufrirá su autoestima. Si lo ponemos todo junto y lo agitamos tenemos un tremendo cóctel de desesperanza perfecto para derrotarse a uno mismo: darse explicaciones personales, permanentes y globales para las cosas malas que nos suceden.

No es fácil cambiar la manera de pensar, pero darse cuenta de que tenemos unos esquemas disfuncionales para explicarnos ciertas cosas es el primer paso para intentar cambiarlos. Tenemos que pensar en que beneficios nos trae el ser tan pesimista (seguro que alguno hay) y sopesarlos con los prejuicios... y al final tenemos que llegar a la conclusión de que nadie más que nosotros mismos nos puede brindar la serenidad y la felicidad.

Si nos vemos atrapados por nuestros propios pensamientos es la hora de plantearnos el acudir a buscar ayuda profesional. Se puede vivir de una manera mucho más saludable cambiando algunos hábitos mentales y procurando potenciar nuestra inteligencia emocional, igual que podemos hacerlo con hábitos físicos, como hacer deporte o llevar una dieta sana. Tomemos un papel activo en la búsqueda de nuestro propio bienestar!

Publicado en Opinión
Jueves, 19 Septiembre 2013 00:00

Sexualidad adolescente y valores

Sexualidad adolescente

Me gustaría compartir con vosotros un artículo publicado por Lucia Extxebarria en su blog www.luciaetxebarria.es/blog/Adolescentes_y_el_sexo

No me canso de comprobar como el facebook de esta mujer desata tantas simpatías y feroces detractores.

En qué creo que tiene razón: Pues es cierto que hoy la adolescencia se está "eternizando". Si no asumen responsabilidades y compromisos, no están preparados para crecer, pero eso no empieza a los doce o a los trece años. Tenemos que enseñar a nuestros hijos que cada acción, por pequeña que parezca, tiene consecuencias. Esta es la semilla de la responsabilidad.

Publicado en Sexología
Jueves, 25 Abril 2013 00:00

Ejercicio de auto-estima

Ejercicios autoestima

Haz de tu abogado defensor

He aquí una sencilla técnica para ayudarte a evaluar lo que te está pasando con algunos "truquillos" basados en la idea de Alain Samson, en su libro Resiste y vencerás.
Todos emitimos pensamientos sobre nuestra situación de una manera no-consciente. Esas creencias que aceptamos sin cuestionar pueden ser las principales responsables de nuestro auto-sabotaje. Este autor le llama CA (consejo de adminitración) a lo que en psicología se conoce como diálogo interno, es decir lo que nos decimos a nosotros mismos.
Los tres sencillos puntos de este ejercicio te ayudarán a cuestionar a tu CA.

1) Duda de la credibilidad de la persona que te acusa.
Intenta observar cual es la voz que oyes cuando sientes el reproche. Por ejemplo ¿es la voz de tu madre acusándote de no escuchar a tu pareja? ¿Y dejas que te hable así?! ¡Un momento! ¿Quién es ella para hacerte este reproche? ¿Te ha escuchado siempre y cuando querías hablarle? Su opinión quizá no sea válida en este  contexto.


2) Informa de que eres consciente del guión utilizado contra ti. Si puedes reconocer ese guión, tendrá mucho menos efecto sobre ti ¿Se trata del guión “Sí, pero …” o “Es terrible!” o “Siempre llegas tarde” o de cualquier otra táctica desleal? Ya sabes que el objetivo de estas tácticas es únicamente desestabilizarte. Si puedes reconocerlas, te afectarán menos.

3) Exige nuevas pruebas. En algunos casos, es fácil demostrar que tus voces interiores no tienen en realidad razón. Cuando pasas (a causa de tu diálogo interno) a conclusiones sin tener pruebas o cuando éste generaliza a partir de un único acontecimiento, simplemente puedes advertirle de que no hay nada que demuestre la validez de tal o cual pensamiento y que tienes que rechazarlo.
Imagínate que no has estado a la altura en tu última presentación del trabajo, y tu CA te lo ha hecho sentir. Si haces el ejercicio de ser tu abogado defensor, en este punto puedes investigar cuántas veces te ha ocurrido esto en los últimos doce meses. Si te das cuenta de que sólo ha sido una vez, quiere decir que tampoco eres tan malo, verdad?

También puedes formular un contraejemplo para hacer callar a ese diálogo nocivo diciendo “No. Yo no llego siempre tarde. La prueba es que ayer mismo estaba 15 minutos antes de la hora en la cita con el médico”. Recuerda que la falta de realismo es una característica fundamental de tus voces internas. Si exiges pruebas de lo que esas voces te dicen, estarás liderando tú la visión de las cosas. No les dejes que te adjudiquen errores que no has cometido. Sobre todo, no dejes que jamás generalicen.

Como verdadero director de tu vida, debes asegurarte de que este consejo de administración trabaja para ti y defiende tus intereses con todas sus fuerzas. Mantén pensamientos optimistas, felicítate por los resultados y aprende a aceptar los cumplidos que te hacen las personas que te rodean. No los minimices ni les restes importancia. Recuerda que eres digno y merecedor de cosas buenas.

Publicado en Cursos
Viernes, 18 Enero 2013 00:00

Aprender a comunicarnos

Me gustaría compartir con ustedes una genial fábula que ilustra la importancia de decir las cosas de la manera correcta. Esta historia forma parte del libro Aplícate el cuento de Jaume Soler y Mª Mercè Conangla, de Amat Ediciones. Espero que la disfrutéis, que reflexionéis, y cojáis el ejemplo.

Un Sultán soñó que había perdido todos sus dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño.

-¡Qué desgracia, Mi Señor! -dijo el sabio-o Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

-¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Castigadle! -gritó el Sultán enfurecido.

Más tarde el sultán consultó a otro sabio y le contó lo que había soñado. Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos tus parientes.

El semblante del Sultán se iluminó con una gran sonrisa y ordenó que dieran cien monedas de oro al sabio. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

-¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porque al primero se le pagó con un castigo y a ti con cien monedas de oro.

El segundo sabio respondió:

-Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

Publicado en Cuentos

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.