Impulsividad infantil

Todos tenemos, dentro de nosotros, una voz muy fuerte que nos avisa de nuestros apetitos, nuestras emociones más primarias, nuestros anhelos más deseados. Esa voz está dispuesta a ganar la batalla a cualquier precio, pero no siempre le podemos concecer este prestigio y necesitamos de nuestra mente, la parte racional, para aquietarla. Estoy hablando de autocontrol, la capacidad para controlar nuestros impulsos y una excelente fórmula para adaptar nuestro comportamiento en función de las situaciones. 

Las personas que no tienen autocontrol se sienten incapaces de aceptar el fracaso y eso les genera frustración, generando conflictos a nivel personal y en sus relaciones. En la escuela estamos acostumbrados a ver reacciones incontroladas por parte de los niños y, ante estas actuaciones, los profesores aplican el castigo, que es un buen reforzamiento pero que por si solo, no nos garantiza al 100% que la conducta no se vuelva a repetir. El autocontrol es una habilidad que se aprende, así que podemos enseñar a nuestros niños a no reaccionar impulsivamente. ¿Qué podemos hacer? 

En primer lugar, tenemos que enseñar a nuestros niños a reconocer las emociones, explicándoles que éstas son señales que nos quieren decir o avisar de alguna cosa. Hay muchas técnicas para aprender a gestionar las emociones, pero hoy os hablaré de una en particular, la Técnica del semáforo, que me parece muy idónea porque al ser visual, permite una mayor integración de la información. 

La Técnica del semáforo pretende comparar las emociones con el semáforo: el color rojo quiere decir que tenemos que parar, el ambar que podemos avanzar poquito a poquito estando alerta y, el color verde, que podemos continuar. Por tanto, cuando sentimos una emoción muy fuerte nos detendremos para calmarnos así podremos pensar cuál es la mejor manera de resolver el problema o situación, evitando reacciones impulsivas.  

Técnica semáforo

 

Marsal, H. Núria (2006). Activitats per fomentar l’atenció i la reflexió en l’alumnat de primària. Recuperat el 29 d’octubre, des de http://www.xtec.cat/sgfp/llicencies/200607/memories/1673m.pdf 

Cómo nos calmamos? 

1) Ayudamos al niño a pensar qué podemos hacer para calmarnos. Por ejemplo: 

  • Respirar  
  • Contar hasta diez  
  • Hacer alguna actividad que nos permita distraer/relajar como pintar, dibujar, bailar, cantar...  
  • Apartarse de la situación  
  • Cruzar los brazos  

2) Una vez encontradas las soluciones que nos son útiles para calmarnos completaremos el semáforo, de modo que, al ser visual ayudaremos al niño a integrar mejor el ejercicio.  

Pasos técnica semáforo

Marsal, H. Núria (2006). Activitats per fomentar l’atenció i la reflexió en l’alumnat de primària. Recuperat el 29 d’octubre, des de http://www.xtec.cat/sgfp/llicencies/200607/memories/1673m.pdf 

Hay que tener en cuenta una serie de factores:  

  • Ir recordando la utilidad del semáforo: ayudarnos a reflexionar cuando sentimos una emoción muy fuerte para poder reaccionar de forma correcta delante un problema o situación.  
  • Ante una situación real, seguir los pasos del semáforo en voz alta: Estaremos creando una asociación cada vez más fuerte permitiendo que nuestro niño actúe correctamente ante una situación verídica, sin tener que hacer muchos esfuerzos en recordar todo el procedimiento.  
  • Elogio: Importantísimo felicitarlo cuando haga uso de esta técnica, especialmente a los niños que presentan más dificultad ya que le estaremos demostrando que confiamos en que lo puede conseguir y su autoestima se verá fortalecida.  
 
Publicado en Reeducación
Miércoles, 19 Octubre 2011 00:00

TDAH, AUTOESTIMA Y RENDIMIENTO ESCOLAR

El TDAH se asocia frecuentemente a fracaso escolar,la sintomatología que acompaña a este trastorno dificulta en gran manera que el niño pueda seguir adecuadamente el ritmo y las exigencias que se le presentan en la escuela. Por eso es tan importante la detección precoz del trastorno, ya que con un tratamiento adecuado de base tanto farmacológica como terapeútica los resultados pueden mejorar mucho y así evitar que el bajo rendimiento que se puede presentar afecten a la autoestima del niño, acaben por desmotivarlo y hacerle perder todo interés por los estudios.

Publicado en Opinión

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.