Martes, 11 Febrero 2014 14:36

El buscador, Jorge Bucay

Hoy quiero compartir con vosotros un cuento de Jorge Bucay que se llama El Buscador. Es un cuento muy especial para mí por la toma de consciencia que me permitió el primer día que lo leí, por la influencia que ha continuado ejerciendo a medida que lo he ido leyendo y lo que me ha permitido reflexionar hoy, al tener otra vez la oportunidad de valorar las bonitas palabras del gran psicoterapeuta.

 

EL BUSCADOR

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador

Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.

Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada... Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción ... “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar... Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

Publicado en Cuentos

18 de Diciembre. Sólo abrir los ojos percibo que hoy es un día distinto. El por qué aún no lo sé, el caso es que me siento más reflexiva de lo normal y me atrevería a decir que incluso más conectada conmigo misma. Al cabo de unos minutos, recibo un whatsapp de mi madre que me dice de encontrar un hueco durante la semana para comprar el regalo de Navidad. Al cabo de poco tiempo, mi padre también me escribe planteándome lo mismo. Aún estoy en la cama. Me siento agradecida por lo que me proponen pero a la vez me siento incómoda: además de ser Navidad es mi cumpleaños y por ésto tengo que tener más regalos? ¡Pobres papás el gasto que les espera! Y por si fuera poco este año 2013 va acompañado de la mayoría de edad de mi hermano...

Publicado en Opinión
Martes, 26 Febrero 2013 00:00

Pensamiento Positivo

¿Cómo diferenciamos a una persona optimista de una pesimista? Seguro que a muchos les vendrá a la cabeza aquella metáfora que dice “el pesimista es el que ve el vaso medio vacío y el optimista aquel que ve el vaso medio lleno”.

La psicología positiva es una rama de la psicología que estudia los factores psicológicos que pueden determinar nuestra felicidad. Según esta perspectiva, todos los humanos tenemos unas fortalezas (conocidas por nosotros o no) y si conseguimos contactar con ellas nos acercaremos al sentimiento de plenitud.

Afortunadamente hoy disponemos de más elementos para distinguir las dos actitudes y así poder modelar nuestro comportamiento, porque al fin y al cabo ¿Tú qué quieres ser, pesimista u optimista? Es cuestión de aprender…¡Y de proponérselo!

Publicado en Cursos

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.