×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 73

Cuentos

Cuentos (5)

Miércoles, 31 Agosto 2016 00:00

¿Qué quieren las mujeres?

Escrito por

                                                    

Esta semana en sesión un paciente (hombre) compartía conmigo cómo se sentía desplazado ante el papel de empoderamiento que su pareja mujer estaba teniendo ante su propia vida. Cuando las mujeres nos volvemos líderes en nuestra vida pensando, sabiendo lo que queremos y actuando en consecuencia el hombre se siente un poco "desubicado" y no sabe cómo actuar o cómo interpretarlo. El nuevo rol que está adquiriendo la mujer en la sociedad, cada vez más consciente de sus necesidades, más inteligente emocionalmente, más coherente con lo que verdaderamente es, nos asusta a los dos géneros. Todo esto es nuevo, nos paraliza, no sabemos qué hacer. 

En esa sesión me vino a la cabeza este cuento que está en el conocido libro Luna Roja de la autora Miranda Gray. Lo comparto tal cual a ver qué os parece. A mí me encantó cuando lo leí por primera vez y (secretamente) deseo que haya montones de hombres como Sir. Gawain. Allí va: 

La historia de Lady Ragnell comienza cuando un misterioso caballero desafía y derrota al rey Arturo y, en lugar de matarle, le propone un reto: debe adivinar qué es lo que más desea una mujer. La condición es resolverlo en tres días, pues si no lo consigue morirá y perderá sus tierras. En su camino a Camelot, Arturo detiene a toda mujer con la que se cruza y le formula la pregunta, ¡pero desafortunadamente cada una de ellas le da una respuesta distinta! Por último se encuentra en el bosque con una mujer vieja, fea y espantosamente deformada que asegura conocer la solución a tan difícil acertijo, y le dice que se la dirá siempre y cuando él le conceda un deseo. Presa de la desesperación, el rey acepta y la mujer le da la respuesta correcta, con lo que salva su vida y su reino; sin embargo, descubre espantado que el deseo de la bruja es contraer matrimonio con uno de sus caballeros.

Cuando presenta a la anciana ante la corte, no se sorprende al comprobar que a todos sus caballeros les provoca horror y repugnancia, y que la idea de casarse con ella les resulta disparatada a casi todos; pero por fin el valiente y galante Sir Gawain se ofrece como voluntario y la convierte en su esposa en una importante ceremonia, para sorpresa de la corte.

En la noche de bodas, ante el asombro de Gawain, aquella horrible mujer se transforma en una bellísima joven que le explica que la han hecho víctima de un hechizo y que, gracias al hecho de haberse casado con ella, Gawain ya le ha liberado de una parte; sin embargo, para que el encantamiento desaparezca por completo, él tendrá que responder correctamente a su pregunta: “¿Cuándo prefieres que sea hermosa: de día o de noche?”. El caballero se siente incapaz de tomar una decisión: si su mujer es bella durante la noche, será una amante aceptable y deseable, pero si enseña su hermosura durante el día, despertará la envidia de los demás y su posición en la corte mejorará notablemente. Desesperado, Gawain le ruega que sea ella quien elija, y por supuesto, en cuanto le deja tomar su propia decisión, el encantamiento se disuelve por completo y su esposa conserva la belleza tanto de día como de noche.

La respuesta tanto a la adivinanza de Arturo como a la pregunta de Gawain es la misma: una mujer debe ser fiel a su propia naturaleza o, tal como dice Arturo a su caballero, debe “salirse con la suya” o “hacerlo a su manera”. Lo que más desea una mujer es que la acepten como es, ya que la sociedad (masculina) tiende a encasillarla en un papel lineal y una imagen estereotipada, ignorando por completo su naturaleza cíclica; por eso, al poder elegir entre los dos polos de su esencia, Lady Ragnell tiene la posibilidad de integrar todos sus aspectos y transformarse en una bella mujer equilibrada.

Espero que lo hayáis disfrutado y que os anime a conocer y re-conocer las distintas caras y aspectos que coexisten dentro nuestro. Si tomamos consciencia y les damos cabida podremos expresarlas de forma más plena sin tener que reprimirlas. 

Extraído del libro Luna Roja, de Miranda Gray. Editorial alfaomega. Encontré en este blog otra versión del cuento que es una leyenda irlandesa.

Y para acabar le pongo un toque de humor, al fin y al cabo, "¿Qué quieren las mujeres?" es la pregunta del millón, no?

                                                 

 

                                                         

Martes, 11 Febrero 2014 14:36

El buscador, Jorge Bucay

Escrito por

Hoy quiero compartir con vosotros un cuento de Jorge Bucay que se llama El Buscador. Es un cuento muy especial para mí por la toma de consciencia que me permitió el primer día que lo leí, por la influencia que ha continuado ejerciendo a medida que lo he ido leyendo y lo que me ha permitido reflexionar hoy, al tener otra vez la oportunidad de valorar las bonitas palabras del gran psicoterapeuta.

 

EL BUSCADOR

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador

Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.

Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada... Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción ... “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar... Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

Viernes, 13 Diciembre 2013 00:00

Cuento del labrador

Escrito por

Compartimos este cuento anónimo que ha llegado a nosotros porque con él se puede reflexionar sobre algunos puntos claves de la Inteligencia Emocional, como la tolerancia a la frustración, perseverancia y paciencia y la renuncia a un beneficio inmediato en pos de un beneficio mayor pero más alejado en el tiempo, entre otros. La historia de su protagonista es un ejemplo de tenacidad y de lealtad que son unos valores fundamentales, a nuestro entender.

Espero que lo disfrutéis y os deje pensando.

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.