×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 71

Domingo, 17 Febrero 2013 00:00

Ser auto-responsable

Escrito por

Hasta hace algunos años, según los estudios de la época, los valores que la mayoría de los padres intentaban inculcar a sus hijos eran obediencia, conformismo, buenos modales e ir a la iglesia.

Cuando este estudio se repitió en la década de los ochenta, ninguno de estos factores aparecía entre los más importantes. En cambio, uno de los principales valores que los padres decían querer enseñar era la autosuficiencia o la autonomía. Esto indica un cambio en lo que pensamos que deberían ser las cualidades necesarias para adaptarse con éxito a un  mundo cada vez más complejo e imprevisible. Este cambio de consciencia y de valores es importante para toda la sociedad en general, pero lo es especialmente para las mujeres. Las mujeres se están dando cuenta de que la autosuficiencia no es patrimonio exclusivo de los hombres.

Desafortunadamente, muchas mujeres tienen todavía la sensación de que la pasividad y el desamparo son “mejores” que tomar las riendas del propio destino. Esta creencia se va provocando y creando poco a poco con nuestra crianza en un proceso de modelaje sutil y constante. Puede que sueñen con un “príncipe azul” que venga a rescatarlas y cambie el mundo para ellas, les de felicidad, satisfacción y autoestima.

Sin embargo, nadie puede regalarnos ni la autoestima ni la eficacia personal. Se generan en nuestro interior, y de ninguna otra forma. Para ello aprender y practicar la auto-responsabilidad, es fundamental.

¿Qué cosas cambiarías tú en tu vida si fueras más auto-responsable?

Fragmento adaptado del libro La autoestima de la mujer, de Nathaniel Branden. Editorial Paidós.

Viernes, 18 Enero 2013 00:00

Aprender a comunicarnos

Escrito por

Me gustaría compartir con ustedes una genial fábula que ilustra la importancia de decir las cosas de la manera correcta. Esta historia forma parte del libro Aplícate el cuento de Jaume Soler y Mª Mercè Conangla, de Amat Ediciones. Espero que la disfrutéis, que reflexionéis, y cojáis el ejemplo.

Un Sultán soñó que había perdido todos sus dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño.

-¡Qué desgracia, Mi Señor! -dijo el sabio-o Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

-¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Castigadle! -gritó el Sultán enfurecido.

Más tarde el sultán consultó a otro sabio y le contó lo que había soñado. Éste, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos tus parientes.

El semblante del Sultán se iluminó con una gran sonrisa y ordenó que dieran cien monedas de oro al sabio. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

-¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porque al primero se le pagó con un castigo y a ti con cien monedas de oro.

El segundo sabio respondió:

-Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

Social

 

Contacto

Gala Placidia 8-10, 5to piso
08006 Barcelona
P: 93 178 35 37 - 666 28 93 15
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

*Es posible concertar horas de lunes a sábado. Se ruega avisar con 24hs de antelación en caso de no poder asistir.